Tuesday, January 22, 2008

Romance para Mar'ia / Poem for Mary

Nueva York de mis entragnas
que mala vida me das,
con lo mucho que te quiero
cuanto me haces suspirar.


Estando yo en Nueva York
mucho tiempo sin fumar,
decid'i poner remedio
a este tan triste penar.
Mi amiga J me dijo
intent'andome ayudar
" A un amigo de MAr'ia
yo te voy a presentar
solamente por si acaso
algo le quieres comprar.
Vete el viernes y le buscas,
por 'el pregunta en un bar"

Nueva York de mis entragnas
que mala vida me das,
con lo mucho que te quiero
cuanto me haces suspirar.


A un camareroocupado
yo le fui a preguntar
" No ha venido esta noche,
pero le puedo llamar"
Como un poco me aburr'ia
se me ocurri'o flirtear
conun hcico que all'i andaba
paralos dardos jugar.
Este no me hac'ia caso,
pero me vino a invitar
uno con una cerveza
que conmigo quer'ia hablar.
"Eres guapa, eres bonita,
aqu'i me quiero quedar.
Solo busco compagn'ia,
anda, venga, nada m'as"
Una cerveza yunchiste
y me empieza a preguntar.
Le contesto y le pregunto
en qu'e viene a trabajar:
"NO me importa, te lo digo,
nome gusta alardear,
mas soy de la polic'ia
que patrulla la ciudad.
Estoy aqu'i con los amigos
que venimos a tomar
unas cuantas cervecitas
los viernes, a descansar"

Nueva York de mis entragnas
que mala vida me das,
con lo mucho que te quiero
cuanto me haces suspirar.



El amigo de amiga
nunca lleg'o a llegar,
nada supe de Mar'ia
y tampoco de comprar.
Y aqu'i sigo en Nueva York,
solitaria y sin fumar
buscando a una tal Mar'ia
que conmigo quiera andar
y vivir las aventuras
que surgen en la ciudad.

Nueva York de mis entragnas
que mala vida me das,
con lo mucho que te quiero
cuanto me haces suspirar.

3 comments:

lauraA said...

Me encantaaaaaaaaaa!!!! Es genial!!!

Kike said...

¡Qué bueno! Está claro que Nueva York no para de parir poetas lorquianos (esas entretelas).
Por aquí se pregunta por vos en cada reunión o acto social y nos van llegando noticias.
Suerte y nos vemos para las oposicionAnas de este Junio.
Muchos besos.
P.D.- El taller sigue con la mala salud de hierro de siempre.

bizarro con interrupciones said...

Ja,Ja, ¿la anécdota es real?
Desde luego...